En la Antesala Al Portal Oscuro

El Baculo de la Serpiente II



II

Su llamado era fuerte, me atrajo, no pude evitarlo, Por suerte, tengo el sueño ligero.”

Valdislak, superviviente del ataque de una Hag





El templo era simple y majestuoso. Una casa de madera como las demás pero mucho mayor, con un techo a dos aguas, cubierto con paja. Una serie pebeteros se hallaba alineado con la pared, destilando un humor dulzón, que el joven relacionó con el incienso. Sobre los muros también se hallaban varias antorchas, y al fondo, donde debía encontrarse el altar, se hallaba una tapiz que lo cubría todo, evitando saber que había más allá. Aquel tapiz era una obra de arte. Cocido en el se podía ver una región montañosa y fértil, todo acompañado de escenas de la vida cotidiana del labrador de aquellas tierras. No se podía negar que el templo de la diosa Bhala, no era místico ni acogedor.


-¿Este es el salvador?-Inquirió una mujer mayor enmascarada, que se acercó a Akanaki. Imzel que se hallaba cerca se limito a asentir. Había dos mujeres más. Estas no llevaban mascara, pero mantenían sus rostros tras una capucha. El joven supuso que eran aprendices.



-¿Cómo dices que te llamas?


-Akanaki, señora


-Es un placer conocerte, joven Akanaki-Dijo y comenzó caminar en circulo alrededor de él, tratando de estudiarlo. Akanaki se asombró de que aquella mujer no hiciera ruido cuando se movía, y de que se desplazase con el contoneo propio de un felino, también de que aquella mujer midiese casi dos metros. Durante unos segundos se vio invadido, por pensamientos impuros, pero después pasaron de largo cuando la mujer volvió a dirigirle la palabra.


-Es un placer, ver que jóvenes magos se preocupan por los demás.-puntualizo.


-A mí también me alegra-agrego él, de forma irrespetuosa.- He venido aquí al templo, por ruegos ó mejor dicho, por ordenes de la joven Imzel- acto seguido la señaló.-aunque en realidad tenia intención de venir a consultar algo con el clero de Bhala.


-¿Consultar algo? ¿Sobre que?-inquirió la gigantesca mujer. Akanaki, durante el trayecto de la posada al templo había estado preparando aquel encuentro en su mente, así que tenia el libro a la mano. –Deseba que me dijesen como se leen algunos pasajes de este libro.


-¿Por qué habríamos de hacer eso?-preguntó.


-Por que en él, hay elementos que le atañen a este pueblo, y que solo la gente instruida de esta nación podría descifrar o enseñarme a descifrar.-acoto. La mujer miró el libro con sorpresa. Desde su mascara sonrió y se acerco al joven. Le agarro la barbilla con fuerza y miro su rostro con detenimiento. Akanaki observó aquellos ojos escrutadores, y vio en ellos sorpresa.


-¿Quién escribió esto?.


-Mi padre


-¿Tu padre? Eso seria improbable, ningún Rashemi haría esto.


-Y, aun así se hizo.


-Me tomas por mentirosa.


-No, solo por una mujer que niega lo evidente.


-Insolente.-le imprecó.


-Tanto como lo era Vladimir-dijo una figura que apareció detrás del tapiz, era una mujer mayor, una anciana. Algo robusta, y vestida de verde. En realidad parecía un ama de casa salvo por algunos saquillos y el medallón se tomaría por una abuela común y corriente.


-¿Entonces conoció a mi padre?-preguntó alegremente Akanaki.


-Si joven.-respondió- en tu forma de ser, en tu insolencia; he visto el espíritu de fuego que anidaba en tu antecesor. – miró a la mujer y le dijo-Hermana Antra, debería tener más cuidado cuando trate con estos jóvenes, en especial con el portador de la serpiente.- ante aquella mención el joven miró su báculo.

-Si usted conoció a mi padre, me puede decir ¿por qué escribió ese libro y que lo mato? ¿Fue el libro?.

-No fue el libro-respondió- fue el acto de escribirlo. Y él por que lo hizo, sinceramente solo me viene a la mente, la rebeldía. Vladimir era rebelde e impetuoso, por eso no quiso unirse a la orden, y eligió el exilio.


Aquello asombro al joven, su padre había optado por irse de su país, antes de pertenecer a la orden ¿pero a que orden?-se pregunto, estuvo tentado a darle vida a su inquietud, pero prefirió guardar silencio.


-Pueden ustedes traducirme lo que dice en su lengua-dijo el joven-presumo que es su lengua, no.


-Podría, si-respondió la anciana-pero no habría rédito en él, seria muy comprometedor tal vez para nosotros. Además, tu estancia aquí es muy riesgosa.


-Riesgosa, ¿qué corre riesgo por mi presencia?.


-El pueblo –respondió Imzel.


-Yo no le haré nada malo al pueblo-dijo Akanaki-Si, los Theskianos me advirtieron del uso de la magia en su nación, no pensaba hacerlo, pero el caso fue extremo. –ante aquello la vieja sonrió.


-No tememos que tu hagas daños-agrego- aunque es cierto que llevas contigo un gran poder.


-El bastón ha estado con mi familia materna, durante siglos.


-¿Sabes que es?


-Según mi abuelo, es el espíritu de la víbora que en su picardía, engaño al hombre para que hiciera su trabajo-respondió el joven- se libro del trabajo, ¿creo? Lo cierto es que cuando Ubtao se entero de todo la persiguió, y al darle alcance la encerró en un bastón y, además, condeno a su descendencia, a trabajar el doble, por eso todo para ella seria un esfuerzo extremo, por eso la serpiente se arrastra sobre su vientre. La serpiente de este bastón no respeta a la raza humana, pero esta obligada a servirle. –dijo luego miro a la mujer.-se dice que si el bastón no te respeta, no te mostrara sus poderes, y así a sido, muy pocos en mi familia han logrado ver más de un poder, salvo el primero de nuestro clan que logro usar cinco poderes, mi tatarabuelo que poseía cuatro poderes, y yo que domino tres.


-Asombroso-dijo la anciana- pero a la vez este es un objeto resentido, que en malos de alguien con mal corazón y mucho poder, lograría desencadenar un gran mal.


-La Hag que matamos esta noche, advirtió a alguien sobre el bastón.-dijo Imzel- Madre, creo que mis sospechas eran ciertas hay un ser más oscuro, detrás de estos monstruos.


-¿Dónde creen que esta su guarida?-pregunto Antra.


-No muy lejos de aquí, por que envió a su familiar.


-La guarida importa muy poco-respondió la anciana-al fin y al cabo si sabe del báculo se revelara por sí sola.


-Y, si no lo siente- intervino Akanaki- No se revelara.


-Por eso ruego que os vayáis, que dejéis..


-¡El Báculo con ustedes!-exclamo el joven-me gustaría, pero eso ni soñando. No se puede, vera usted.- agrego y se acercó con presteza a la anciana, lo dejo en el suelo frente a ella y se alejo hasta las puertas del templo y antes de que la mujer pudiese tocarlo. Él masculló una frase que hizo que el báculo cobrase vida y se desplazase hacia él a gran velocidad. Una vez que lo tuvo en sus manos, se volvió de nuevo rígido.


-Ve, este es el tercer poder que descubrí.- se acerco lentamente a la anciana- ni mi antepasado, ni mi tatarabuelo desarrollaron este poder.-dijo con una sonrisa en su cara- por eso mi abuelo me lo entregó a mí. Es mío por derecho.


-¿Entonces que hacemos? ¿Se lo quitamos?-inquirió Imzel.


-No somos ladronas-respondió Antra- aunque estaría justificado por el bien de nuestro pueblo.


-El cual es mi pueblo también-respondió Akanaki-mi padre era de aquí.


-Ser Rashemi, no es una cuestión que se lega, como el color de la piel-respondió Antra.


-Se lleva en el alma-dijo a la anciana- Y, tu lo llevas ¿Cuál es tu precio?.


-El saber del libro-respondió- si el saber me complace, yo les traeré la cabeza de esa bruja.


-¿Cómo traerás su cabeza?-inquirió Antra- si no sabemos dónde esta.


-Denme algo que halla tocado el demonio muerto, yo les diré de donde vino. – Sonrió y miró a las tres llenas de orgullo.-le parece así “Madre”.

-Es un riesgo muy grandes…

-Que tendrá que correr, por que no me iré, y no dejare el bastón… y creo que aunque acaben conmigo, tal vez no sepan usar este objeto- levanto en alto el báculo- también, me temo que mi espíritu sin reposo no las dejara En paz.

-Atrevido- masculló Antra.

-Muy bien así se hará- dijo la madre-Iras por la bruja y…

-Shaumar, Illya y yo le acompañaremos- le atajo Imzel.- la anciana sacerdotisa la miró y asintió. Mejor grupo para el joven no podía desear.

Por su lado Akanaki se sentía como en el cielo, lograría ver más de aquel país que tanto le fascinaba, y sabría por fin lo que su padre le trató de decir. Aquello no podía ser mejor.

Ella lo sintió acercándose y no pudo hacer nada más que sonreír y levantarse de su lecho de pieles. Moragain miro atrás y sonrió al ver a la figura que yacía muerta en aquella cama, por así decirlo, otro pobre iluso que había caído en sus encantamientos. Se toco el vientre y pudo sentir la fuerza que en el se estaba desarrollando, un nuevo ser que vendría aquel mundo para servirle, un hijo digno.

-¿Cómo podía ser la raza humana tan básica y débil?-se había preguntado más de una vez-¿Cómo una raza compuesta de seres que no dudan en seguir sus instintos más básico podía regir todo el mundo? ¿Cómo pueden los machos humanos sobrevivir siendo tan básicos?-se pregunto de nuevo, sinceramente no habría respuestas para aquellas interrogantes. Camino por la cueva con un paso lento, calmado, con la gracia de un felino. Así era Moragain, la Hag Nocturna.

Sin titubear y con la monótona precisión con la cual se llevan a cabo los ritos comunes, Moragain se acercó a su peinadora. Aquella era una gran cómoda de madera de pino, en el cual se hallaban un sin fin de objetos, entre los que destacaban elementos propios de aquellas que practican el arte arcano, objetos de valor personal y sentimental, y un sin fin de espejos de todas las formas y tamaños. El demoníaco ser tomo uno con cuidado. Aquel era ovalado, con un marco de madera negra con un sin fin de filigranas áureas y plateados. La criatura se miro en él.

Si otro ser humano o mortal, hubiese estado detrás de la hag, y mirase sobre el hombro de aquel ser, se hubiese dado de frente con una gran discrepancia, frente a él se hallaría una esbelta mujer unos cabellos más oscuros que la noche, una piel canela, más suave que la de un bebé y un rostro que seria la envidia de la misma Sune. Pero en el espejo habría visto a un ser de negra piel, con una gran nariz y una boca llena de afilados dientes, cuernos en medio de una mata de cabellos gruesos y rebeldes, y el cuerpo de aquellos que sufren de las pestes o el hambre; Sinceramente algo diametralmente opuesto a lo que percibirá en la realidad. Aquel era uno de sus más preciados poderes, un poder que explotaba para extender su prole por el mundo y alimentarse más fácilmente.

De repente la idea de alimentarse se hizo patente en su mente y recordó que el hombre con el cual había dormido, aun estaba intacto.

-Si pequeñito-se dijo mientras se tocaba el vientre de nuevo-una vez que termine con esto comeremos.-agregó para luego acto seguido tomar otro espejo, aquel era grande, más que el anterior, y nada se reflejaba en él.-Antru Astk daimon Sha- masculló en una lengua blasfema, y acto seguido en el espejo que no emitía reflejo alguno se materializo, un cuervo. Moragain mascullo otra frase arcana y extendió su brazo hacia el espejo haciéndole un gesto al cuervo para que se posase sobre su brazo. La criatura pareció dudarlo y prorrumpió en unos graznidos, a los cuales ella respondió-Elem Shardish-frente aquella frase el ave pareció haber perdido su voluntad y se poso sobre el brazo de la bruja.

-¿Qué le ocurrió a tu ama?-inquirió de forma taxativa. El cuervo lanzó dos graznidos y ella sonrió.-Continua agrega, y a continuación el cuervo inicio un extraño cántico, una cacofonía de graznidos, silbidos y chirridos. A medida que estos avanzaban la cara del demonio se contraía mas, expresando sin duda su odio y desconcierto.-Las brujas enmascaradas… no entiendo, trata más despacio-le ordeno, pero el cuervo, se hallaba excitado, así que en vez de reducir la velocidad de su silbido y chirridos, los magnificó.

-Maldita sea-grito ella, mientras agarraba con fuerza las patas del cuervo, el cual previo un desagradable fin, e inicio una serie de chillidos, rogando por ayuda. Moragain sonrió ante aquellos desesperados intentos de zafarse de sus garras.-Ya veo, tendré que hacerlo-dijo-nadie saldrá perjudicado pequeñín, tu señora esta muerta por que parece, ¿o me equivoco?-agrego mientras miraba con alegra los intentos de este por librarse de su presa. Inicio un salmo, y el cuervo pareció molestarse más, sabia sin duda lo que ocurriría.-no perecerá pequeño-le dijo una vez que finiquito el cántico-pasaras a formar parte de algo mucho mayor y más majestuoso. –agrego mientras su boca comenzaba a ampliarse cada vez más.

-Es un extranjero-puntualizo Shaumar-¿Qué estaban pensado en el templo?-inquirió este a su hermana mientras escuchaba calmadamente las ordenes de Imzel. Los cuatros se hallaba en una habitación de aquella taberna en la cual se había registrado el joven Akanaki, discutiendo como iban a llevar a cabo el ataque contra las brujas demoníacas. Shaumar se sentía realmente mal, no deseaba luchar de nuevo contra aquellos seres y mucho menos deseaba hacerlo en conjunto con un extranjero; un hombre que no era capaz de usar un arma para defenderse, si no que hacia uso de fuerzas que solos las mujeres se dignaban a utilizar.

-No me interesa lo que digan-dijo él en voz alta, mientras se ponía de pie y se acercaba a una ventana. La habitación, como la casa, era de madera con un techo del mismo material poseía una chimenea de piedra, que caldeaba el ambiente, una mesa rectangular en el medio, y un catre al fondo. Aquella era una sala grande, muy parecida a un comedor y lejanamente similar a un dormitorio. Miró para fuera y apenas pudo ver algo con aquella niebla repentina y de mal agüero que había hecho acto de presencia, se dio media vuelta y señalo a Akanaki-No iré con él a ningún lado.

-Osaras oponerte a una orden mía y muy especialmente del consejo.-le respondió Imzel

-¡Hermano!-Exclamó Illya-Piensa bien lo que decís. –Shaumar no titubeo.

-Señora Imzel-dijo el joven mestizo-si no desea ir, no lo obligue. Si él no va toda la gloria será para ella-y acto seguido señaló a Illya

-Mi hermana no irá-respondió tajantemente- ¿Verdad hermana?.- la joven aludida miró a su hermano temerosamente, durante unos segundos le maldijo por ponerla en aquella disyuntiva y por primera vez no pudo responder nada más.

-Muy bien-dijo Akanaki, adelantándose a cualquier cosa que dijese Imzel-entonces toda la gloria, el honor y los cuentos solo hablaran de Imzel y Akanaki, el nombre de Shaumar será borrado de la lista de los valientes, y solo será recordado como uno más.

-Tu no tienes honor extranjero-le imprecó-te vales de la magia para pelear, violas la tradición y las leyes de nuestro pueblo, desconoces lo que es el honor, y reclamas derechos que no te has ganados. Eres como los Thayinos, maldito sea el día que vieron la luz del sol-agrego mientras escupía al piso en señal de desdén, -conozco a los de tu tipo.

-Tu no sabes nada -le impreco Akanaki mientras dejaba su báculo en el piso y llevaba sus manos al prendedor de su capa, y dejo que esta cayera pesadamente, luego puso sus manos sobre el pomo de su arma y en un gran acto de destreza desenvaino rápidamente su machete.-He aquí mi arma, ¿deseas probarla?

-Ese no es el arma de un hombre-le impreco-este el arma de un hombre-levanto su hacha y luego le dijo-esta partiría aquel objeto en dos con un simple sesgo.

-Eso me gustaría verlo-agrego el joven mientras recorría alrededor de la mesa con paso altanero y se paraba frente al gigantesco hombre. Illya pensó que aquel hombrecillo estaba desquiciado, que no sabia lo que hacia y que seguro deseaba morir. De haber sido otro individuo lo habría dejado así, pero aquel tipo parecía tener relevancia en aquella situación, y, además, por la forma que Imzel miraba el conflicto surgido entre aquellos dos hombre, pudo inferir que este poseía, de momento, una importancia mayor a la de su hermano. Rápidamente recorrió el espacio entre su esquina de la mesa y el espacio entre aquellos dos seres básicos.

-Dejen de alardear-les dijo-Yo iré a donde me plazca, y estoy dispuesta a cumplir vuestra ordenes, hermana Imzel, y tu lo harás también Shaumar.

-¿Por qué?-grito este.

-Por que yo lo ordeno-le dijo-Soy tu hermana mayor.-Shaumar se quedo impactado por unos segundos y luego, después de razonarlo asintió de mala gana. –Tu extranjero, iras con nosotros, pero deberás cuidarte, por que no somos nanas de nadie. –le dijo y luego en una murmullo le agrego-y, además, os recomiendo que mantengáis a raya, a vuestra afilada lengua. –dicho aquello salió de la habitación, pero antes de cruzar el umbral de la puerta observo a Imzel. La hatran se mantenía en la misma postura, con los brazos cruzados y la mirada fija en aquellos hombres, antes se había percatado que sus músculos estaban tensos, como si sopesase algo, y ahora se hallaban ligeramente relajados pero aun se mantenía a la defensiva.

-Iré a dormir hermana Imzel-le comentó-mañana temprano partiremos y haremos los arreglos necesarios-dijo y sin esperar respuesta se alejo.

Anuncios

5 comentarios el “El Baculo de la Serpiente II

  1. Rutius
    8 marzo, 2010

    Muy buenos los relatos. Muy trabajados, en especial los diálogos. Me han gustado mucho.

    Me gusta

  2. WilliamDargates
    10 marzo, 2010

    Me alegra que a alguien le halla gustado

    Me gusta

  3. Rutius
    10 marzo, 2010

    ¿los diálogos son exclusivamente tuyos o son los diálogos de una partida jugada? (o una mezcla de las dos cosas)

    Me gusta

  4. WilliamDargates
    11 marzo, 2010

    Tengo una buena memoria, pero no tanto. Este cuento es cosecha mia, en realidad esta inconcluso, ahora no recuerdo que hice para desilusionarme de su escritura, aunque he pensado releerlo, para retomarlo. Pero te puedo asegura que es mio, para que lo compruebes, lee otros de mis cuentos.

    Me gusta

  5. Rutius
    11 marzo, 2010

    A lo mejor te desanimó la longitud de cada capítulo. Si haces capítulos más cortos (por lo menos para irlos subiendo al blog) a lo mejor se te hace más llevadera la escritura. Tal como lo escribes parece la transcripción, novelada, de una partida.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 8 marzo, 2010 por en Fanfic, Literatura.
Follow En la Antesala Al Portal Oscuro on WordPress.com

Estadísticas del blog

  • 16,229 hits

Archivos

Blogs que sigo

Puertas de Tannhäuser

Lo menos frecuente en este mundo es vivir. La mayoría de la gente existe, eso es todo.

ngc3660.wordpress.com/

versión 6.0/fecha de despegue: julio de 2016

El blog de G. G. Lapresa

Un blog sobre ficción general escrito por G. G. Lapresa

Laura Morán Iglesias

Página web y blog de Laura Morán, escritora de fantasía y ficción.

SCRIPTORIUM

Alex Sebastián

simple Ula

I want to be rich. Rich in love, rich in health, rich in laughter, rich in adventure and rich in knowledge. You?

Reflexiones intempestivas

Espacio para la libre discusión filosófica y el intercambio de ideas

A.R.C.A.D.I.A.

Carolina Charlin

Gabriel Romero de Ávila

Escritor de novelas de aventuras, de lugares exóticos, tierras inexploradas y viajes que importan más que el lugar al que pretendes llegar

Universo Bolsilibro

Blog dedicado al universo del bolsilibro.

Escribir leyendo

Detrás de casi todo buen escritor existe un mejor lector (Borges)

El blog de Rodrigo JOCILES FERRER

(Pre)historia, filosofía, ciencia y mucho más

Lecturonauta

Un blog de escritura, lectura y fantasía con un pequeño toque de psicología

Tras La Última Frontera

Un blog sobre literatura fantástica, ciencia ficción, mitología y juegos de rol.

Emotional Trashcan

and other random stuff

Pasadizo - El blog

El blog dedicado a Pasadizo - La web

Tras las huellas de Heródoto

Blog de Iván Giménez Chueca

Puertas de Tannhäuser

Lo menos frecuente en este mundo es vivir. La mayoría de la gente existe, eso es todo.

ngc3660.wordpress.com/

versión 6.0/fecha de despegue: julio de 2016

El blog de G. G. Lapresa

Un blog sobre ficción general escrito por G. G. Lapresa

Laura Morán Iglesias

Página web y blog de Laura Morán, escritora de fantasía y ficción.

SCRIPTORIUM

Alex Sebastián

simple Ula

I want to be rich. Rich in love, rich in health, rich in laughter, rich in adventure and rich in knowledge. You?

Reflexiones intempestivas

Espacio para la libre discusión filosófica y el intercambio de ideas

A.R.C.A.D.I.A.

Carolina Charlin

Gabriel Romero de Ávila

Escritor de novelas de aventuras, de lugares exóticos, tierras inexploradas y viajes que importan más que el lugar al que pretendes llegar

Universo Bolsilibro

Blog dedicado al universo del bolsilibro.

Escribir leyendo

Detrás de casi todo buen escritor existe un mejor lector (Borges)

El blog de Rodrigo JOCILES FERRER

(Pre)historia, filosofía, ciencia y mucho más

Lecturonauta

Un blog de escritura, lectura y fantasía con un pequeño toque de psicología

Tras La Última Frontera

Un blog sobre literatura fantástica, ciencia ficción, mitología y juegos de rol.

Emotional Trashcan

and other random stuff

Pasadizo - El blog

El blog dedicado a Pasadizo - La web

Tras las huellas de Heródoto

Blog de Iván Giménez Chueca

A %d blogueros les gusta esto: