En la Antesala Al Portal Oscuro

Relato Corto: Aquel día en la Escuela de Psicología

Te he hablado de ella una infinidad de veces, pero no te he contado sobre la primera vez que la vi. Ya muchos años han pasado desde ese momento, pero para mí parece que fue ayer…

Recuerdo que estaba sentada en un banco de concreto, que se encontraba al lado de la librería de la Escuela de Psicología, en la facultad de Humanidades. Destilaba elegancia, con sus piernas juntas y puestas de lado, vestía un pantalón ceñido de color azul, un tipo de prenda que estuvo de moda por aquellos días, a ella siempre le quedaron muy bien, resaltaban su forma. Calzaba unas zapatillas negras con hebillas doradas. Te confieso que, desde ese día, para mi esas prendas se volvieron sinónimo de una mujer bonita y elegante. Recuerdo que su blusa era blanca, parecía de seda. Llevaba unas prendas sencillas y minimalistas, unos zarcillos con forma de rosa, eran morados con un toque de rosa pálido. Un simple collar dorado, una mera cadena que parecía más un hilo. 
Su cabello era negro y lacio, como virgen de pueblo, me diría tiempo después una y otra vez. Con una sonrisa yo siempre le replicaría que ese fue uno de  los tantos atributos con los cuales me había cautivado. Lo cierto es que su cabello caía como una cascada sobre sus hombros y pecho, y la poca luz del sol que había le arrancaba reflejos, aunque no te parezca creíble. En su mano izquierda tenia unas gafas de sol que apretaba con fuerza, se notaba que temía perderlas. Su maquillaje era sencillo, algo de rubor, sus parpados y pestañas realzadas, sus labios de un rosa tenue. Su estilo me cautivó, se volvió referente para mí… en ese momento, y mucho después, ella me enseñó que las mujeres que son bonitas de verdad, lo son con poco. 
Su brazo derecho estaba apoyado en el espaldar, lo usaba para sostener su cabeza; en aquel momento no sabía a quien estaba esperando, pero al parecer el tedio o el cansancio previo, le produjo sueño. En ese momento reparé en sus manos, sus dedos largos, delgados y delicados. Sus uñas cortadas y cuidadas con esmero. Sus palmas estaban ligeramente enrojecidas, cosa que me hablaba de una mujer que, a pesar de su elegancia, no le temía al trabajo. Sabrás que amé, y aun al día de hoy, cuando hago recuento de mi vida, sigo amando esas manos… manos que besé, una y otra vez, con vehemencia. Manos que siempre estuvieron para apoyarme o frenarme cuando enfurecía. Manos que con un apretón comunicaban más que mil palabras. ¡Ah! ¡Sus manos!
Recuerdo que el sol caía sobre su cabello, como un delicado velo. Parecía que el Astro Rey quería acariciarla, pero temía hacerle daño, por lo tanto había optado por ser lo más delicado posible. En ese momento algo llamó su atención, abrió sus ojos y volteó hacia donde venia el ruido. Pude ver su rostro con claridad. Aquellos ojos eran grandes y café, aguarapados. Recorrió con la mirada el pasillo, y mientras hacia eso me percaté que cierta melancolía bailaba en ellos. En aquel instante yo pensé que la tristeza era cuestión del momento, pero te confesaré que siempre fue una constante, aunque nunca le restó belleza a aquel par de luceros que decoraban su rostro. Esa melancolía, le daban cierto candor, la hacían tierna de cierta manera, te mentían y decían que estabas frente a una niña desvalida, cosa que era falsa. Ahora bien, ese brillo desaparecía cuando ella sonreía con sinceridad… surgía entonces un resplandor en aquellos ojos que secuestraban tu atención; que te hacían su presa. Siempre fue imposible para mi no amarla con locura cuando reía.
Pestañeó rápidamente, para acto seguido volver a su postura original. A mi mente vino la imagen de una muñeca de cuerda que hace su danza por la cajita de música, al ritmo de unas notas hermosas, para luego volver al punto de partida. ¡Dios! ¡Qué imágenes se le ocurren a una mente en sus últimos días!
Me tomó unos segundos salir de su encanto, me sentía abrumado. Mi corazón latía con fuerza como una bestia desbocada. Con poco, aquella hermosa y triste mujer me había enamorado. Quise acercarme a ella, pero no tuve el valor. Y una parte de mi se negaba a hacerlo. Las criaturas hermosas no deben ser molestadas; me decía.
Suspiré, guardé la imagen en mi mente, y seguía adelante. Levanté una plegaria rogándole a la providencia o los dioses o quien fuese, que permitiesen que mi camino se cruzara con el de ella. Alguien me escuchó ese día, porque para bien se cruzó mi camino con el de ella…. Pero ese cuento es largo… relato para otro día. 
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 3 diciembre, 2014 por en Capricho, Literatura.
Follow En la Antesala Al Portal Oscuro on WordPress.com

Estadísticas del blog

  • 13,528 hits

Archivos

Blogs que sigo

simple Ula

I want to be rich. Rich in love, rich in health, rich in laughter, rich in adventure and rich in knowledge. You?

Reflexiones intempestivas

Espacio para la libre discusión filosófica y el intercambio de ideas

A.R.C.A.D.I.A.

Carolina Charlin

Gabriel Romero de Ávila

Escritor de novelas de aventuras, de lugares exóticos, tierras inexploradas y viajes que importan más que el lugar al que pretendes llegar

Universo Bolsilibro

Blog dedicado al universo del bolsilibro.

Escribir leyendo

Detrás de casi todo buen escritor existe un mejor lector (Borges)

El blog de Rodrigo JOCILES FERRER

(Pre)historia, filosofía, ciencia y mucho más

Lecturonauta

Un blog de escritura, lectura y fantasía con un pequeño toque de psicología

Tras La Última Frontera

Un blog sobre literatura fantástica, ciencia ficción, mitología y juegos de rol.

Emotional Trashcan

and other random stuff

Pasadizo - El blog

El blog dedicado a Pasadizo - La web

Tras las huellas de Heródoto

Blog de Iván Giménez Chueca

Crítica Ácida

El Blog sobre la Ciencia Política

thenerdsofcolor

Pop Culture with a Different Perspective

Calabozo Criollo

Wargames, Miniaturas, Juegos de Mesa y Rol desde Venezuela para el mundo!

simple Ula

I want to be rich. Rich in love, rich in health, rich in laughter, rich in adventure and rich in knowledge. You?

Reflexiones intempestivas

Espacio para la libre discusión filosófica y el intercambio de ideas

A.R.C.A.D.I.A.

Carolina Charlin

Gabriel Romero de Ávila

Escritor de novelas de aventuras, de lugares exóticos, tierras inexploradas y viajes que importan más que el lugar al que pretendes llegar

Universo Bolsilibro

Blog dedicado al universo del bolsilibro.

Escribir leyendo

Detrás de casi todo buen escritor existe un mejor lector (Borges)

El blog de Rodrigo JOCILES FERRER

(Pre)historia, filosofía, ciencia y mucho más

Lecturonauta

Un blog de escritura, lectura y fantasía con un pequeño toque de psicología

Tras La Última Frontera

Un blog sobre literatura fantástica, ciencia ficción, mitología y juegos de rol.

Emotional Trashcan

and other random stuff

Pasadizo - El blog

El blog dedicado a Pasadizo - La web

Tras las huellas de Heródoto

Blog de Iván Giménez Chueca

Crítica Ácida

El Blog sobre la Ciencia Política

thenerdsofcolor

Pop Culture with a Different Perspective

Calabozo Criollo

Wargames, Miniaturas, Juegos de Mesa y Rol desde Venezuela para el mundo!

A %d blogueros les gusta esto: